Grupo Cibo
producto

2º Libro Casos de Exito

Planteamiento del desafío:


 




A lo largo de 34 años de historia, Grupo Cibo ha crecido de forma sostenida, realizando proyectos de reconocido prestigio dentro y fuera de la Comunidad Valenciana. Esto les ha permitido consolidarse en una posición de referencia dentro del sector de la construcción en nuestra Comunidad Valenciana, respaldada por el prestigio, el compromiso y la calidad.



Desde su fundación, en el año 1974, Grupo Cibo ha mantenido la misma cultura y valores corporativos: satisfacer las necesidades de sus clientes, mediante una organización eficiente y un modelo de gestión dinámico y emprendedor.


 


La alta calidad y calificación de su equipo humano, la excelencia técnica, el máximo cuidado por los detalles y un compromiso constante con cada proyecto a desarrollar. Manteniendo este compromiso de calidad y de servicio, Grupo Cibo ha sido y continúa siendo referencia en el mundo del Prefabricado de Hormigón, en el que supone la culminación de un proceso estructurado con el objetivo de conseguir elementos constructivos de alta calidad, capaces de aunar cualidades derivadas del empleo de las tecnologías más avanzadas respecto a materiales,  mecanismos y procesos de producción, junto con una serie de características técnicas encaminadas a ofrecer un producto eficiente, capaz de solventar con la mayor simplicidad las dificultades que puedan aparecer durante las diferentes fases de la obra, siendo su misión la de satisfacer las necesidades de los clientes.



Todo esto redunda en una disminución de los plazos de ejecución, mano de obra y medios auxiliares, a la que se deben añadir la reducción de residuos y desperfectos derivados de la construcción in-situ, permitiendo alcanzar una mayor eficiencia en todos los aspectos de la construcción.



Conscientes de la importancia de incorporar todos estos objetivos de calidad en el producto, dentro de un marco de actuación basado en el desarrollo sostenible y el respeto por el medio ambiente, han potenciado durante los últimos años su departamento de I+D+i, con el objetivo de permanecer a la vanguardia en todos los aspectos del proceso productivo.



El equipo de I+D+i de Grupo Cibo, contando en todo momento con la colaboración de profesionales de gran experiencia en el sector que desarrollan su trabajo en el resto de departamentos, ha implantado un Sistema de Calidad según la norma UNE-EN-ISO 9001:2000. Simultáneamente se ha trabajado en la modernización de instalaciones, tanto en el proceso productivo como en el control de calidad, promoviendo proyectos de investigación con entidades reconocidas como AIDICO o la Universidad Politécnica de Valencia.



Dentro de la caracterización de productos de la empresa, destacan los edificios de viviendas, las naves industriales, los polideportivos, los parking, los depósitos, los institutos, los pasos inferiores y superiores los marcos, las piezas especiales, la obra civil, los forjados, las canalizaciones de aguas y las estructuras de contención.



Todo ello ha permitido la ejecución de un gran número de obras emblemáticas entre las que podemos destacar: Universitat De Valencia (Campus Tarongers), Universitat Miguel Hernández De Elx, Universitat Politécnica De Valencia, Rehabilitación Biblioteca Y Archivo San Miguel De Los Reyes, Ampliación Feria Valencia, Palacio Congresos (Valencia), Palau De La Música (Valencia), Rehabilitación Mercado De Abastos (Valencia), Ampliación Hospital Nou Octubre (Valencia), Hospital de La Plana de Villarreal, Nuevo Estadio de Mestalla en Valencia, Circuito Urbano Formula 1 (Valencia), Pabellón “Ciutat De Castelló” (Castellón), Pabellón Príncipe Felipe (Zaragoza), Aparcamiento Camp Nou (Barcelona), Aparcamiento del Foredeck de la Copa América de Valencia, Bioparc del Parque de Cabecera en Valencia, Edificio de Canal Nou Televisió Valenciana de Burjassot, Edificios y depósitos para Terra Mítica en Benidorm , Instalaciones Aidico (Paterna) o las Instalaciones Diario Levante (Valencia) Una de las características de los productos que comercializa esta empresa es la alta calidad de los mismos, así como, la completa adaptación a las necesidades de cada cliente.


 


Uno de los productos con mayor volumen de venta de la sociedad es la placa y jácena, que en sus diferentes medidas ha supuesto en los últimos años una de las soluciones de mayor utilidad tanto para la edificación de viviendas como a nivel industrial.



El hecho de que sea una pieza prefabricada y su capacidad de traslado a la obra la convierten en una solución estructural competente y sencilla, que aporta economía en materiales y tiempo, condiciones imprescindibles en las estructuras y obras de hoy en día.



Los diferentes tipos de placa permiten abarcar múltiples soluciones estructurales, luces y alturas, adaptándose a la mayoría de situaciones posibles.



Para las obras lineales, uno de los productos de mayor utilización son los muros prefabricados, que permiten la contención de tierra y de otros materiales, el hecho de que sea prefabricado reduce el tiempo de espera para la construcción de infraestructuras y permite reducir los plazos de la obra. Con los diferentes tipos de muros que fabrica esta empresa, se pueden alcanzar alturas de contención de hasta diez metros o incluso más con el uso de piezas especiales.



Finalmente, otra gama de productos que la presente mercantil fabrica son más específicos y van en función de las necesidades del cliente en cada obra o proyecto específico, desde escaleras, paneles con dimensiones especiales, acabados con diferentes tipos de materiales, etc…
Retos estratégicos a los que se enfrentaba:



Grupo Cibo, tuvo un importante punto de inflexión en el año 2003/2004 derivado de la necesidad del relevo generacional. En efecto nos encontrábamos en aquel momento con graves problemas de gestión derivados de la jubilación de sus propietarios que lentamente habían abocado a problemas comerciales, de producción y de organización que finalmente terminaron de forma simultánea en económicos y financieros.


 


Llegado a este punto asumió la gestión como Consejero Delegado, D. Salvador Navarro Martínez con nuevas ideas y con la necesidad de dar un giro a la empresa que la resituara en unas coordenadas de estabilidad económica y financiera que aseguraran su continuidad y futuro. En este punto se planteo la necesidad de efectuar una revisión estratégica de la empresa analizando sus puntos fuertes y débiles detectando que, si bien la compañía mantenía el prestigio en el sector básicamente por su antigüedad y posicionamiento de sus propietarios, la imagen se había ido deteriorando en los niveles de calidad y producción.


 


Se detectó la necesidad de reorientar la organización interna, los modelos de gestión, implementar un modelo de control de gestión, poner en marcha un sistema presupuestario, de control de producción y de costes, rediseñar la estrategia de recursos humanos y modificar la red y estructura comercial. En definitiva una revisión global.



La nueva dirección entendía que era necesaria una reflexión, análisis y toma de decisiones para poder afrontar el futuro con suficientes garantías de éxito. ¿Por qué una estrategia para el futuro?. Por la necesidad de conocer hacia dónde y cómo nos dirigimos en los próximos años, todo ello con unos parámetros de ser:



• estables y rentables,
• con unos objetivos comunes a medio plazo,
• que sean reales
• que estén bien definidos.



Solución planteada :



La solución planteada tenía que dar respuesta a estos nuevos parámetros. La estabilidad suponía diversificación. No se aprovechaban las sinergias de producto y de cliente por lo que habría que ampliar el campo de actividad. La rentabilidad suponía una revisión interna de la empresa analizando sus puntos débiles lo que implicaba el establecimiento de un adecuado modelo de control de costes y de control de gestión.


 


La definición de objetivos comunes a medio plazo suponía la puesta en marcha de un sistema presupuestario por áreas de actividad, por unidades de negocio sostenidas en base a una adecuada planificación económica y financiera de la compañía, de modo que se trazaran metas que situaran a la empresa en las adecuadas coordenadas de estabilidad y equilibrio financiero inicialmente previstas.



Aplicación por la empresa:



La empresa inició la puesta en marcha de dichas medidas mediante la realización de un plan estratégico que supuso posteriormente la calendarización de un plan de trabajo que se inició en primer lugar por mejoras internas organizativas, tanto en el ámbito administrativo como de recursos humanos, y producción.



La puesta en marcha de un sistema de control presupuestario implicó, realmente, la realización de su primer presupuesto global incidiendo en las áreas comerciales, de producción de costes y financiera y, marcó la senda del equilibrio financiero y de la estabilidad, lo que permitió un crecimiento sostenible mediante la puesta en marcha de sociedades especializadas en ámbitos complementarios a la actividad principal.



La nueva organización comercial y de gestión supuso la implementación de diversos comités de trabajo, sin olvidar con ello, la formación de sus empleados con el fin de asegurar la sostenibilidad futura.